martes, 5 de abril de 2022

LA DECIMOTERCERA PLANTA: DOMÓTICA SINIESTRA, POR JOSÉ ORTIZ

Como los cómics americanos me los tengo trillados, celebro tan enervado como el Conde Drake cada nuevo cómic que recupera un trocito de la historia del cómic español y sus artistas, tan brillante como me temo desconocida.
   

En este caso, un trabajo británico de José Ortíz, artista de HOMBRE y una de las mayores influencias del joven Jesús Merino. 

 Los guiones son del duo Wagner y Grant, y no me extraña que con esto en el currículum fueran luego  contratados por DC para su Batman.


Se trata de una serie de historias cortas, pero que se continúan, que mezclan terror y ciencia ficción, o lo era en su momento, por que hoy en día los edificios inteligente están al orden del día, y si uno ha leído este cómic, se lo pensará dos veces antes de penetrar en un edificio regido por una inteligencia artificial.

 

El ordenador de este edificio hace de juez, jurado y verdugo con cuantos lo visitan, dándoles un paseito por la Planta 13, un lugar donde la tecnología da paso a un mundo de pesadillas infernales donde a cada culpable se le castiga de un modo muy personal. 

Ladrones, skinheads, caseros avaros... el aparatito no hace distingos y la mismísima Parca aguarda a muchos cuando se abren las puertas del ascensor.


Estos castigos personalizados recuerdan a los del Spectre de Fleisher, y el cómic será del gusto de los aficionados a las revistas Warren, pero con ese regusto británico de algo que parece salido del mundo de La Naranja Mecánica. 

Y un Ortíz en el zenith de su carrera lo dibuja todo y bien, con unos guionistas que varían los protagonistas y sus siniestros finales con una versatilidad envidiable. 

Tanta, que habrá un segundo tomo. ¡ATENTOS!

No hay comentarios: