miércoles, 11 de agosto de 2010

LO DIFICIL DE DAR EN LA DIANA

Uno de vosotros colgó una reseña del nº 3 de Hawkeye & Mockingbird en la que el escritor se quejaba de que el argumento se continuaba de una aventura que se publicó en los West Coast Avengers hace... no sé, 20 años.

El caso es que, como ya sabeis que disfruto bastante con esta serie, se me ha ocurrido que podíamos reflexionar sobre este particular.



El supuesto problema consiste en que a diferencia de lo que ocurre en series de TV, en los comics de superhéroes abundan las referencias detalladas al pasado que en ocasiones pueden sacar al lector de la historia si es que desconoce los comics a los que se están refiriendo.



Ciertamente es un problema real y que ya hemos comentado aquí. Por un lado los personajes y situaciones son presentados de manera deficiente, exigiendo demasiado conocimiento por parte de los lectores para leer una aventura concreta. Por otro, la referencia GRÁFICA a aventuras anteriores, esas viñetas flashback que recapitulan anteriores enfrentamientos de tal o cual personaje han sido proscritas de las páginas por no sabemos que fallido razonamiento, seguramente para hacer que los actuales tomos recopilatorios resulten más independientes y autoconclusivos.



Pero creo que el escritor de la reseña se equivoca a la hora de dirigir sus iras. Jim McCann a mi juicio está haciendo un sólido trabajo a la hora de establecer a Hawkeye y señora, o ex-señora, como una franquicia.



A la hora de independizar a estos personajes que han vivido siempre sumergidos en la serie y la tradición de los Vengadores. Es fundamental a la hora de lanzarlos en sus propia serie el tirar de los pocos oponentes que les son propios, como es el caso del villano Phantom Rider (que en realidad regresa con una nueva imagen, poseyendo a una descendiente femenina) o Crossfire, el personaje que se les opuso en la miniserie en la que originalmente se conocieron Clint y Bobby.

Escrita por Mark Gruenwald, muy dado a homenajes a DC, como en Quasar y Supreme Squadron, el guionista y editor convirtió a la agente de S.H.I.E.L.D. Bobbi Morse en una especie de Canario Negro para acompañar al arquero de Marvel.



No se cómo más se puede hacer una serie de Hawkeye si no se tira de sus aventuras pasadas y sus particulare villanos. Yo no he tenido ningún problema a la hora de entender la presente aventura, por otro lado independiente de la convulsa historia de viajes en el tiempo que en su día enemistó a Mockingbird con su "stalker" el Phantom Rider malvado.

Quizás, puestos a buscarle problemas a la nueva serie, hay demasiada fidelidad a ese pasado de Marvel, que resultaría más interesante introduciendo alguna nueva amenaza u otros elementos del resto de Universo Marvel que hiciesen menos previsible el desenlace. Pero más vale pájaro en mano que ciento volando, yo me quedo con un guionista que sabe de donde vienen los personajes y a donde deben ir, eso es fundamental para establecer los fundamentos de cualquier serie.



En resumen, es muy dificil sobrevivir y aún más destacar en el menguado mercado actual. Y es muy dificil mantener el equilibrio entre lo legible, lo comprensible, lo tradicional y lo nuevo y excitante en un guión de cómic.

En cualquier caso, el trabajo de David López es impecable en la serie y merece solo por eso ser seguida.

Pero quiero saber qué pensais vosotros: ¿Donde está la frontera entre el homenaje al pasado y la novedad dentro del comic de superhéroes...? ¿Os gusta que se recuperen argumento y aventuras de hace años o preferís nuevas amenazas disfrutables de manera independiente?

9 comentarios:

captainfur dijo...

En cuanto a Hawkeye & Mockingbird, yo la estoy disfrutando como un gorrino, así de simple, con sus referencias al pasado, que en mi opinión son obligatorias para poder discernir hacia donde van estos personajes tanto tiempo separados y sus escasos pero justificados reconnings. Y con David López, a quien ya seguía con entusiasmo en Espiral,of course.

En cuanto a tirar del pasado para contar historias, pues que quieres que te diga, a mi me gusta que un escritor sepa dónde se mete, la mayoría de superhéroes tienen un pasado riquísimo en detalles como para obviarlo, y prefiero mil veces que vuelvan ciertas historias a que creen otras supuestamente "nuevas" dónde la originalidad brille por su ausencia.

Houellebecq dijo...

Yo creo que hay talentos que consiguen escribir un comic lleno de referencias y guiños a los fans y que son legibles por los legos al cien por cien. ¿Cómo lo hacen? No sé. Por eso son geniales. Ese es mi ideal de guionista, el que respeta el pasado pero hace evolucionar hacia el futuro. El Dan Slott de Hulka derrochó ganas. O Busiek. Y en los viejos tiempos mencionas a Gruenwald al que respeto. Y no digamos a gente como Roger Stern... Yo a este le hacía un monumento. Incluso a Roy thomas al que llaman soso por ahí pero a mí me parecía el guionista perfecto. Un gran recuerdo del ayer y una tranquila pero segura evolución hacia delante. Ver su archiconocida guerra Kree-Skrull. la leí sin conocer apenas a los vengadores y sin embargo la pude entender...

PEDRO ANGOSTO dijo...

Yo también creo que la ausencia durante lustros de Mockingbird fuerza estar más pegado al pasado, por que es que existen generaciones enteras de lectores que no habían ni nacido cuando ella murió. Así que hay que recapitular.

Comparto tu gusto por los guionistas que saben utilizar el pasado y la continuidad como trampolín para sus historias. Desde luego, Jim McCann lleva todas las de ingresar en tan distinguido grupo.

Pero se trata de un fino equilibrio, por que por ejemplo creo que Busiek cae demasiado en los homenajes y se olvida de hacer la historia interesante, como en algunas partes de Trinity.

Er-Murazor dijo...

Yo es que pienso que lo suyo es el equilibrio. Cuando yo empecé con los Vengadores de Stern y los West Coast de Englehart, había muchísimas viñetas flashback referidas a tebeos de antes de que yo naciera, y a mi eso me encantaba. Además de ser un gancho: si la historia que lees te ha gustado, tendrás gana de buscar lo anterior, que seguro que mola lo mismo o más. O ver el primer encuentro entre esos dos personajes que se reencuentran ahora.

No significa eso que haya que hacer historias cuya única razón de ser sea el pasado (como le pasa, en efecto, a Busiek en ocasiones). Pero tampoco hay que exterminarlo aviesamente. Da la impresión de que si los lectores modernos se enteran de que había historieta antes de que ellos empezaran a leer se irán, y no entiendo por qué.

PEDRO ANGOSTO dijo...

Si, hay un miedo patológico a evocar el pasado.

Lo que a nosotros nos resultó y resulta fascinante -¡no me quedan a mi comics por leer ni nada!-, a la mayoría de editores les repugna como si se tratase d ela peor lacra.

De ahí esos intentos por rejuvenecer constantemente a todos los personajes y simplificar las tramas hasta hacerlas intrascendentes...

Anónimo dijo...

¿A quién homenajea Quasar?

-J. Edén

Peúbe dijo...

Yo hecho en falta una continuidad menos evidente. No creo que sea imprescindible poner notas a pie de página, pero sí que se note un conocimiento de los personajes. En Triunfo y Tormento, de Roger Stern y Mignola (ahora que el dibujante se menciona en el blog), se hacen un par de guiños a la continuidad sin hacer que el lector se sienta culpable por no conocer esas historias anteriores. No es necesario haber conocido a Genghis 4 años antes en la etapa de Stern en Doc Extraño, ni los Astonishing Tales protagonizados por Muerte, pero se nota que se sigue algo que ya existía.

Por otro lado, la forma de crear historias de Stern me parece gloriosa: resolviendo la continuidad sin que el lector se dé cuenta. ¿Que no le gusta el Amazing Spiderman 2?, pues lo reescribe. ¿Que no entiende que Ben Grimm vuelva a ser humano en Egipto?, pues hace que el Doctor Extraño viaje al pasado. ¿Que las tramas de Machine Man se quedan abiertas?, pues las relaciona con las de Capitán América y las resuelve en Hulk. Era una especie de "policía de la continuidad" en su época.

PEDRO ANGOSTO dijo...

Quasar, un tio que patrulla por el espacio y tiene unas pulseras que generan constructos de luz sólida era la versión Marvel e inteligente de Green Lantern, obviamente.

Anónimo dijo...

Ah, sí. NO me acordaba de los constructos de luz. Apenas conozco al personaje.

- J. E.