martes, 24 de mayo de 2016

EL SABUESO, POR H.P. LOVECRAFT

Si este relato merece ser recordado por algo es sin duda por la primera aparición del Necronomicón, el libro diabólico escrito por Abdhul Alhazred.


Los protagonistas -un par de artistas decadentes que han degenerado en coleccionistas de todo lo relacionado con los muertos- lo consultan para saber el significado de un amuleto que han encontrado en una de sus prohibidas diversiones: robar en tumbas.


El amuleto de jade representa un perro alado y proviene de una secta oriental de devoradores de cadáveres.


No deja de haber cierto homenaje sherlockiano, pues el fantasmal sabueso que acecha a los protagonistas ataca de noche y en los pantanales donde Conan Doyle soltó a su fiera.


Un aviso quizás de los peligros que acechan cuando la pasión por un COLECCIONISMO, en este caso de objetos necrófilos, se va de las manos...