domingo, 19 de marzo de 2017

HA FALLECIDO BERNIE WRIGHTSON, MAESTRO DEL CÓMIC DE TERROR

No importa que haga décadas desde la última contribución al cómic de su parte que nos llamase la atención, ya para cuando nosotros llegamos a la afición Bernie Wrightson era una LEYENDA.

En los tiempos en que bebíamos los vientos por Byrne o Pérez no faltaba el individuo -algo mayor de edad- que nos miraba por encima del hombro ninguneándolos al lado de la figura de Wrightson no sin razón, claro.


Bernie comenzó colaborando para los magazines Warren donde pronto realizaría inolvidables y atmosféricas adaptaciones de Poe y Lovecraft, convirtiéndose así en la máxima expresión gráfica del American Gothic.


Para DC Comics contribuiría a los magazines de terror, dándoles carta de naturaleza con sus puntuales colaboraciones así como con la co-creación de sus Cuentacuentos, Caín y Abel entre otros, tan inolvidables que fueron luego rescatados por Neil Gaiman dentro de su Sandman.


De hecho, Sandman, dibujado por Sam Keith, solo pretende eso, evocar el estilo de Wrightson y sus cómics de Terror.


Wrightson era más que un dibujante, era un Ilustrador haciendo cómics, sus viñetas estaban plagadas de detalles y objetos terminados a tamaño fractal con un modélico uso de la plumilla.

Todo tenía un toque real, orgánico, antiguo, uno podía mirar sus viñetas y oler la podredumbre del cementerio o la humedad del sótano siniestro.


Sin duda su creación más recordada es Swamp Thing, donde junto a Len Wein reimaginaron todos los grandes mitos del Terror: Vampiros, Hombres Lobo, Monstruos Prometéicos...

La calidad gráfica de aquellos cómics de primeros de los Setenta los convierte en algo legendario y que tardaría años, si no décadas en volverse a repetir dentro de DC o Marvel.


Sin duda son obras independientes de Wrightson las recordadas como más preciosas y singulares: sus ilustraciones para el Frankenstein de Shelly o su Freakshow, un vistazo al lado más macabro y oscuro de la naturaleza y de la Humanidad.


A pesar de haber probado a dibujar proyectos de Spider-Man o hasta Batman, la estrella de Wrightson comenzó a declinar en los 80, quizás por que su estilo y su espíritu ya no se amoldaba a la creciente producción corporativa imperante en la Industria Americana.

¿Que papel puede tener un ROMÁNTICO en un mundo regido por los X-Men...?


El autor no obstante ha permanecido activo y recibiendo el cariño y la admiración de los fans en convenciones hasta que se lo ha impedido su enfermedad.


Hoy todos sus Monstruos aúllan y lloran mirando a esas grandes lunas que dibujaba sobre los montes, sabiéndose un poco más solos y huérfanos en este día del Padre.

Deseamos con ellos que el Maestro Wrightson vuelva a la Tierra, como lo hace su hijo Swamp Thing, solo para renacer mejor y más fuerte la próxima noche tormentosa...

1 comentario:

Alonso Lizaraz dijo...

Se fue un grande de grandes.

En mi caso lo conocí por la creación del Capitan Sternn que hizo para la Heavy Metal Magazine, demostrando que en el campo del SciFi también era todo un Maestro.

DEP.