jueves, 23 de febrero de 2017

LA VIDA DE CALABACÍN

La animación PARA ADULTOS sigue avanzando, especialmente en el dedicado campo de la STOP MOTION, muñequitos de plastilina que hay que mover poquito a poco para crear la ilusión de movimiento.


Esta es una historia PARA ADULTOS por que a pesar de sus colorines y sus protagonistas infantiles trata un tema muy complejo: la vida de niños en moderno orfanato, cuyos padres o han fallecido o se les ha retirado la custodia por alguna aún más truculenta razón.


La película sabe equilibrar perfectamente lo duro del tema con una narración entretenida y esperanzada que no rehusa retratar lo duro que resultan estas situaciones vistas desde las cortas vidas de los niños.


Pequeños grandes personajes que son retratados perfectamente con mínimas escenas y diálogos, yendo directamente al meollo de las cuestiones y de sus heridas almas.


Y por supuesto una magnífica camaradería entre todos estos infantes que los guionistas aciertan a tratar como lo que son, pequeños adultos, sin infantilizarlos ni censurar lo más amargo de situaciones como esta.


Especialmente recomendable de ver para quien tengan oportunidades de adoptar alguien como sus protagonistas.