lunes, 30 de enero de 2017

SPOILERS! SHERLOCK TEMPORADA 4: EL MISTERIO DEL TERCER HERMANO QUE NO LO ERA

Es indiscutible que, ya desde su título, esta serie no es ni busca ser una adaptación 100% fiel al personaje original de Conan Doyle.

Pero es igualmente innegable que, como versión, ha alcanzado la madurez, se ha desarrollado en un producto legítimo, y aún más, por mucho que le duela a los más integristas Sherlockianos, ha acabado desarrollando el Universo de Holmes y a sus personajes menos conocidos en direcciones a la vez inesperadas y necesarias


Mark Gattis y los suyos no paran de jugar con las referencias, títulos y guiños más canónicos, sin dejar a su vez de darle su propio giro a todo, pillando así desprevenidos no solo a los nuevos aficionados sino a los expertos que creen que ya se las saben todas.


La preponderancia de personajes como Mycroft o la mismísima Mrs. Hudson han dado un tono muy diferente a la serie, como lo dan los acusados problemas "farmacéuticos" de este Sherlock, mucho más inestable que el original, pero por ello, más humano y más sarcástico, formando una perfecta pareja de payasos Clown y Augusto con John Watson, que también en esta serie es absolutamente co-protagonista.


La muerte de Mary es algo que a los lectores del Canon no nos pilla por sorpresa, y que parece ser un movimiento por devolver a Sherlock y Watson a un modelo más clásico, de aventuras detectivescas propiamente dichas, dejando atrás el mundo del espionaje internacional.


"The Lying Detective" es una gran muestra de cómo conciliar los homenajes a las aventuras originales con una actualización que enfrenta a Sherlock a los males de hoy en día, como es el poder del dinero y los medios de comunicación.


Lo cual nos lleva por fin a la esperada resolución del "misterio del Tercer Hermano Holmes".

Al final no ha sido Sherrinford, sino que los guionistas reinvidican su propia historia y su propia originalidad, tramando un personaje, el de la hermana perdida y psicópata, Eurus Holmes, que reta a la vez los combinados intelectos de los hermanos Sherlock y Mycroft.


Evidentemente, el intelecto de Holmes solo puede tener un igual -o un superior- en alguien que sea su mismo reverso oscuro, y esta vez se ha tirado del esquema del "malvado hermano" quizás algo estereotipado a lo "Hannibal Lecter" pero no por ello menos amenazador.

Como aclara Mycroft, Sherlock y su personalidad no son más que los recuerdos reprimidos que tenia de Eurus, se ha construido a si mismo a imagen de su hermana.


Muerto Moriarty, hace falta una nueva némesis, y esta es definida tan terrible que "Moriarty" no es más que invento suyo.

El episodio además homenajea El Ritual Musgrave, integrando esta primeriza aventura de Holmes dentro de su propia familia y pasado.

Pero superado ese pase por los infiernos que supone su visita a la Isla Penal Sherrinford, Sherlock y Watson, solventadas -momentáneamente- sus diferencias, reinician sus aventuras más definidos y preparados que nunca.

Veremos con agrado la continuación de ellas, cuando quiera que se produzcan.

El homenaje final a Rathbone -¡y a Batman y Robin!- nos recuerda que los creadores de la serie "tienen el corazón en el lado correcto".