miércoles, 28 de diciembre de 2016

VUELTA A CASA DE MI MADRE

Montón de estrenos este fin de semana, para todos los públicos y gustos.

Esta es una comedia francesa que retoma ese género de Un Hombre de Altura -las vidas de cuyo target envidiamos-: Los Arquitectos Franceses de Clase Altísima "también lloran".


Vamos, a mi los protagonistas me parecen de clase alta, pero igual allí son de clase media, vaya usted a saber.

El caso es que la pobre chica se queda en paro y tiene que volver a casa de su madre, una viuda que vive un romance con el maduro vecino a sus espaldas.


Entre que busca trabajo o no, sufre lo que todos sabemos: que los hijos acabamos no teniendo sitio en casa ni en las vidas de nuestros padres una vez dejamos el hogar.

En eso la película se hace muy disfrutable y universal, con esos pequeños detalles de nuestras mamis que nos sacan a todos de quicio.


Las visitas de sus dos hermanos, un exitoso regatista y una amargada harpía causa las tensiones familiares de cualquier cena de nochevieja.

Y de fondo, el subargumento de los vejetes viéndose a escondidas.


No quiero spoilearles el final, pero es un tanto Deus Ex Machina: La mamá se pone firme y, riñendo a una persona con indirectas, no solo resuelve todos los problemas de su retoño sino que la deja mucho mejor colocada que antes.


Así que, si eres arquitecto y francés, y tienes una mami aventurera con los c... bien puestos, no tienes por que preocuparte.

¡A ver donde mando yo a la mía para que me resuelva la vida de una vez, carácter no le falta...! ;-P