jueves, 15 de diciembre de 2016

LA COMUNA

¿Ven que pone "divertida" en el cartel...?

¡Y la anuncian como COMEDIA!

Pues bien, si las comedias danesas son así...¡cuídense ustedes muy mucho de ver un DRAMA! Deben ser el equivalente a una Snuff Movie...


Parece ser que la crisis matrimonial de una pareja cuarentona, con una hija, que se agrava cuando el marido se lleva a su veinteañera amante -su alumna, para más inri- a la gran casa que comparte esta familia con otros amigos y que da el título a la cinta es... "divertida".

Yo, les advierto, me pasé dos horas esperando el chiste... ¡y no llegó!


Así que, si como yo, van ustedes al cine a pasar un buen rato y olvidarse de sus problemas, POR AQUÍ NI ASOMEN.

Ahora, que sin son fans del cine intelectual y les interesa experimentar otras culturas, y como sería ver una película de la vida ordinaria de unos seres que más que daneses parecen, para los estándares españoles, alienígenas, dada su frialdad y el modo en que se narran sus vulgares experiencias, pues no se la pierdan. ¡Y fíjense, a ver si tienen o no el dedo tieso, como los invasores de aquella serie!

Al parecer, que una señora se sienta mal por que su marido se acuesta con una chica que podría ser la hija de ambos es algo novedoso y revolucionario. O quizás lo fue en los años setenta que reflejan la película.


Insistimos: Los protagonistas son el matrimonio, su hija y su amante.

El resto de habitantes comunales son meros secundarios que únicamente soportan las peleas entre ambos y que bien podrían no estar en la cinta.

Parece que se trata de un director de culto. A nosotros, que defendemos el entretenimiento y las carcajadas, nos parece que será de culto...satánico.