jueves, 22 de diciembre de 2016

BORJA CRESPO VS LA CRÍTICA DE CINE

En cuestiones de CINE, yo soy poco más que un espectador y un ilustre ignorante.

Hombre, algunas nociones de como se cuenta una historia tengo, y obviamente conozco las que ahora se adaptan -o continuan- por doquier, así que algo puedo decir al respecto.

Pero yo no he estudiado en la Academia De Cine, y hay muchísimos aspectos específicos de este arte que seguro se me escapan.

Para mi ventaja, las mayoría de producciones actuales tienen la misma complejidad que la Cartilla de Amiguitos, por lo que podría opinar sobre ellas aún siendo un párvulo.


Ya comentamos con ocasión de la FALTA DE ACIERTO de Rotten Tomatoes sobre según qué cintas que en contra de lo que pudieran suponer los espectadores, los componentes de la crítica en España -que es la que conozco- no son precisamente doctos eruditos en el Séptimo Arte, como los que invitaba Garci a su programa "¡Que grande es el Cine!".

Si vas a ver un pase de prensa y sientes la compulsión de ponerte una camiseta de esa misma franquicia, probablemente no seas el mejor juez de lo que estás viendo... Entusiasta si, y eso seguro que interesa mucho más a la productora que cualquier análisis más o menos sesudo que pueda mostrar los puntos flacos de un producto.


Lógicamente la irrupción de los medios digitales como este mismo blog ha diluido la especialización de la crítica, que a veces es capaz de vender a su madre por un llavero del merchandising de la cinta turno...

Ultimamente me ocurre que, vaya al pase que vaya, sea una peli de acción o una sueca de cine dogma -vale, de estas veo pocas-, en la fila de atrás siempre hay un par diciendo: "¡Oye, que chulo el trailer de Spider-Man!" Y no son los mismos en cada ocasión.

Ni siquiera hablan del "Manolito" aquel de Pumares...


Todo esto para decir que por supuesto, cada cual es muy dueño de ir a ver el cine que le plazca, y de informarse o no antes de hacerlo, pero conviene recordar que NO TODAS LAS CRÍTICAS Y LOS CRÍTICOS SON IGUALES ni tienen el mismo valor.

En los tiempos creativos que corren, una crítica seria, profesional, objetiva y formada es lo único que nos separa del retorno a las cavernas, si es que alguna vez salimos de ella.

Olvidénse ya de estos chascarrillos míos, por que todo esto lo dice muchísimo mejor BORJA CRESPO en su reciente artículo ¿QUIEN CRITICA A LOS CRÍTICOS...?

Pasen y lean.