lunes, 24 de octubre de 2016

DOCTOR STRANGE: MISTERIOS MENORES

(¡NO CONTIENE SPOILERS!)

El talento y el buen trabajo de los creadores de Marvel Studios y de los actores con quienes trabajan están haciendo que nos acostumbremos a una línea imparable de éxitos creativos que seguramente hace que no valoremos estos en lo que valen individualmente.

Reflexionemos un poco: Hacer una película de superhéroes buena, es muy difícil. Hacer una tras de otra, es una proeza, sobre todo cuando estas son individuales y totalmente diferentes, abarcando los más variados rincones del Universo Marvel y con su propio tono y estructura.


A la hora de recrear el mundo de Doctor Strange poco vale lo aprendido en Civil War o Iron Man, hay que comenzar prácticamente de cero.

Por eso tenemos que quitarnos de nuevo el sombrero cuando no solo la adaptación es increíblemente fiel, sino que además incluye todos y cada uno de los aspectos fundamentales del personaje, añadiendo otros nuevos si cabe, una nueva vida para el personaje como quizás no veíamos desde el Iron Man de Downey Jr.


Lo conocéis ya por los desgraciados avances con los que funciona la industria: de las alturas místicas de Nepal, al Sancta Santorum de New York, de las Dimensiones Paralelas a los inabarcables seres que las habitan, de los aliados y oponentes a los amuletos mágicos que utiliza: Doctor Strange aparece en su primer película COMPLETAMENTE ARMADO, aún más si cabe que los últimos personajes -Black Panther, Vision...- adaptados al cine por Marvel.


Si la irrealidad de los superhéroes ya necesita del alivio del humor para tomárnoslos un poco más en serio, mucho más lo necesitan toda esa mitología mística de este personaje, y estamos seguros que los que valoran el papel de este en las películas Marvel -que, por incomparecencia del contrario se ha convertido en marca de la casa- encontrarán que esta película es de las más graciosas que ha hecho Marvel.

A Downey Jr. le ha salido compentencia, y no solo Sherlockiana, con Cumberbatch.


Tenemos que detenernos un momento para valorar la manera en que los guionistas EXPONEN todos y cada uno de los ULTRATERRENOS conceptos que conforman los mundos del personaje.

Todos los necesarios, en su necesario orden y jugando el papel oportuno dentro de la historia que narra la trama. Aún más, se adelantan otros que se convertirán en el futuro en secuelas, team-ups y demás desarrollos de Continuidad.


Nunca se había hecho con un personaje tan complejo y sutil y no es necesario poner ejemplos de escritores que se hacen la picha un lio a la hora de presentar la información en orden, y hacerlo de manera lógica, comprensible, interesante y amena. Osea, en las manos de alguien menos capaz Dr. Strange solo sería un bodrio pretencioso, incomprensible, ridículo y estúpido.

Creo que es innecesario destacar las grandes actuaciones de todos los protagonistas. Como villano, Kaecilius es de los menos risibles y más plausibles, sin duda alguna, de todo el cine de superhéroes, y los compañeros y secundarios de Strange aparecen redefinidos, si, pero sin duda en maneras que los hace mucho más profundos y atractivos.


La manera en que se materializa la magia, su teoría, todo el aspecto visual, los decorados, todo es un gran acierto e insistimos, altamente fiel al cómic de Lee y Ditko, que pueden estar más orgullosos que nunca. No estamos ya en los psicodélicos sesenta y sus culto a oriente, pero la película es una carta de amor a aquella época.

¡Incluso la banda sonora es quizás la mejor, más reconocible y memorable de las presentadas hasta el momento!

¿Es por lo tanto esta cinta una película IMPECABLE...? No, no existe eso. Aún no, en el cine de superhéroes.

Puesto que los amigos de Marvel "escupen" un triunfo tras otro, toca subirles el listón.


Seguramente agobiados por la necesidad de introducir certeramente esos mil y un conceptos que logra manejar con acierto, uno de los aspectos fundamentales del personaje es tocado, por supuesto, pero no con la profundidad que sería deseable:

La manera en que Strange pasa de ser un egoísta descreído a descubrir que existen otras realidades es APRESURADA Y SUPERFICIAL.

De hecho no es el quien descubre la Magia ni lo Espiritual: SE LO MUESTRAN, sin esfuerzo alguno por su parte. Se lo imponen, más allá de toda duda.


Si, luego se entrena algo, se purifica, estudia... Pero sin duda falta en la peli el "Momento Jean Val Jean", en donde el personaje se arrepiente de su vida anterior y, SOLO ENTONCES, solo abandonando su egoismo y mostrando altruismo y dedicación a los demás, solo curando gratis cuando antes se dedicaba a la medicina que daba fama y dinero puede alcanzar Strange la pureza necesaria para ser iniciado, para percibir que hay algo más que lo material y para dominar las fuerzas que lo habitan, una vez que se ha dominado a si mismo.

O dicho de otra forma: Cuando Strange descubre la Magia NOS TENEMOS QUE EMOCIONAR A LÁGRIMA VIVA. Y eso no llega a ocurrir,  Se trata el tema, se apunta, se resume, se supone, pero la película se queda en un "8", cuando hubiese podido ser un 10 o 15.


El Strange del comienzo es demasiado simpático y demasiado parecido al del final. Quizás se pueda desarrollar esta profundidad espiritual en futuras entregas, pero se ha perdido una gran oportunidad de elevar la cinta y al personaje.

Además, un Strange investido de mágicos poderes... ¿no debería pasar por la tentación de utilizar estos para cambiar el accidente que destruyó su antigua vida, y superarla, aceptando y comprendiendo finalmente la vacuidad de esta y su propio destino...?


Me temo que cierta Infinity War se ha cruzado en el camino de esos muy necesarios desarrollos. pero bien está, pues conectar al personaje con el Universo Marvel no es en realidad menos necesario que estos aspectos de caracterización que yo apunto y que he echado de menos.

Pero si la película tiene una moraleja es que TODO ES CUESTIÓN DE PERSPECTIVA, y seguro que el publico en general se va a contentar con la magia "de fuegos artificiales", tremendamente lograda, sin echar de menos esa CATARSIS que debe ser el arco del personaje y la puerta a todo lo demás.


No se puede dudar, en definitiva, de que Marvel ha creado la película que se propusieron, que han alcanzado todos los objetivos marcados, y todos los que requiere adaptar con éxito a este personaje.

ARTE, al fin y al cabo, aunque en esta ocasión no haya acabado siendo muy "mística".

LA MAGIA EXISTE, Y LA TIENE MARVEL.

Para lo demás, siempre nos quedará releer a Lobsang Rampa... ;-)