martes, 2 de agosto de 2016

HELLO, MY NAME IS DORIS

Si no entendisteis las críticas de Sally Field a su papel de Aunt May en Amazing Spider-Man, os recomiendo fervientemente ver esta película, donde despliega TODO SU TALENTO.

Así comprobaréis como de constreñidos puede sentirse los actores DE VERDAD en los papeles que les escriben para las macro-producciones.


Es esta una adorable tragicomedia que muy bien podría ser una aventura de la misma Tia May, si viviese sola en Staten Island y no con Peter Parker en Queens.

Una solitaria y maniática (acumuladora) madurita vuelca sus ensoñaciones románticas en el yogurín nuevo de su oficina, persiguiéndolo hasta el punto en que ella cree que el le corresponde.


La particular Doris acaba metida en un torbellino de enredos y de nuevas compañías a las que saca 40 años, y sin embargo, como buena neoyorkina, no solo no desencaja entre ellos sino que les resulta una figura fascinante e inspiradora.


La película contiene además un bonito mensaje de superación y, sobre todo, de aceptación de la realidad, en la que siempre hay algo que podemos cambiar en nuestras vidas, las de verdad, para hacerlas algo mejores.

Insistimos en la magnífica actuación de Sally Field y quienes le acompañan en este tour-de-force. Diversión desatada con morajela incluída.

Pasen y vean.