martes, 5 de julio de 2016

LA LLAMADA DE CHTULHU, POR H.P. LOVECRAFT

Una mención de Antiguas Razas Extraterrestres por aquí, una referencia a Libros Prohibidos por allá, Cultos Secretos, Profecías Arcanas, Sueños Proféticos, Monstruos Marinos...

Hasta ahora hemos estado viendo  como Lovecraft ha sembrado todos estos aspectos en su obra, y por supuesto es en La Llamada De Chtulhu, un relato no tan amplio como cabría suponer donde todos ellos se combinan para que el Universo del Escritor EMERJA en forma de Pulpo Gigante Demoniaco.


En realidad, el relato no es mucho más que una revisitación de Dagón, su primer relato del "Ciclo" -lo escribo así por que queda ahora claro que toda su obra forma un todo inseparable- con la misteriosa Isla emergida en medio del mar.


El hilo conductor de la historia vuelve a ser El Necronomicon, y una investigación bibliográfica, que inicia el erudito tío del narrador.

La historia es brillante en dos aspectos. Uno, heredado quizás de Drácula, es que los hechos son narrados desde la perspectiva de diferentes testimonios, recogidos por el narrador que continúa la investigación original.

Dos, la llegada de Chtulhu, como la del propio Drácula, más que mostrada es SUGERIDA, por los fenómenos que su despertar causa.


Sueños recurrentes, cultos prohibidos, ceremonias misteriosas alrededor de todo el globo, extraños avistamientos, muertes sospechosas, artistas inspirados que moldean monstruosas estatuillas...

Sin duda la mejor heredera de este fenómeno es ENCUENTROS EN LA TERCERA FASE, Spielberg sin duda copió el esquema para presentar a sus alienígenas.

También Alan Moore adoptó la fórmula para AMERICAN GOTHIC, donde otro despertar demoniaco es preludiado por toda suerte de fenómenos sobrenaturales alrededor del mundo.


Lovecraft sabe también usar los miedos de su época a su favor: ¿Que sabían los lectores de entonces del Vudú, acaso no podría encerrarse en ese culto uno mucho más antiguo y monstruoso...?

Eso por no hablar de los esquimales: Lovecraft usa los pequeños rincones que quedan por explorar para situar allí la emergencia de estos monstruos y sus adoradores.


A la vez se introduce quizás por primera vez unos "héroes" que de algún modo son los que se oponen al Mal, si es que podemos darle ese nombre, y que son personajes contemporáneos, estudiosos, policías, etc...

Tendrán mucho más desarrollo en los videojuegos inspirados por este mundo.


Para Lovecraft, el "Mal" que representa Chtulhu no tiene oposición alguna... o mejor, no la tiene a la altura de este relato.

Se trata de narrar un APOCALIPSIS PAGANO, donde pretéritos "demonios" cósmicos escapan a su encierro sin que haya ángeles o dioses que se le opongan, al menos no aparentemente.


Muy pocos de los que conocíamos a Chtulhu, ahora famoso por sus peluches, habíamos leído este primer texto.

El que lo haga podrá descubrir que Lovecraft parece distinguir entre los Old Ones, los Dioses Primigenios encerrados en en la Ciudad Sumergida de R'lyeh -una Atlántida o Lemuria Oscura- y el propio Chtulhu, al que se refiere como su SUMO SACERTOTE, un ser perteneciente a la raza que habitó la ciudad cuando esta aún estaba sobre la superficie y que más bien es la LLAVE que libera al resto de deidades, quizás más abstractas.


Pero es ciertamente este relato el que establece toda la COSMOGONÍA LOVECRAFTIANA, quizás el mayor atractivo de este peculiar universo.

Sin embargo, el relato como decimos tiene un valor literario genuino que os invitamos a disfrutar sin desvelar nada más de el.

Ya sabéis, no nos atrevemos ni a pensar más sobre estos temas...



PS: Mientras leía el relato en mi IPad durante un trayecto en Metro, levanto la vista para ver que frente a mi un señor con manga corta lleva un extraño tatuaje en el brazo:

Un ojo me mira desde el... ¡un ojo rodeado de inquietantes y gelatinosos TENTÁCULOS VERDES que envuelven el bicep!

¡Sincronicidad más verídica que los chistes de Paco Gandía, tener cuidado ahí fuera...! ;-)