martes, 14 de junio de 2016

NINJA TURTLES: FUERA DE LAS SOMBRAS

Les voy a contar un "secreto": ¿Estas películas basadas en un cómic, serie de dibujos o juguetes...? ¡Solo existen para vender más merchandising!

Son por lo tanto un anuncio de dos horas de los susodichos juguetes, obviamente orientadas a un público infantil.

Pero las películas Disney también venden juguetes y están orientadas a niños y no por eso INSULTAN LA INTELIGENCIA DE CUALQUIER ADULTO.


Basadas en un cómic que a su vez homenajeaba al Daredevil de Miller, las Tortugas Ninja son un extraño fenómeno de éxito que pasó de ser una serie de culto a una exitosa serie infantil de dibujos, a juego con sus tebeos.

En la actualidad, IDW publica una serie suya con grandes dibujos de Santolouco.


Esta película, segunda entrega el inevitable reboot de franquicia ochentera dota a los estereotipados personajes -el listo, el fuerte, el gracioso y el líder- de unas nuevas y modernas personalidades y un poquito..."over the top".

Para fieles de la serie de dibujos y demás nostálgicos, cuenta con las adaptaciones de sus mayores enemigos y hasta de sus juguetes y gadjets más populares.

La espectacularidad que se espera de un producto creado por ordenador en donde las Tortugas son tan "ninja" que sobreviven hasta a vertiginosos saltos desde rascacielos.


La película hace además un esfuerzo por incorporar las cosas que les molan a los jóvenes actuales, desde carreras de motos, a música, parkour, escenas de gimnasio, etc, etc, etc...

Los protagonistas se llaman ahora "Ralph" y "Mickey", como avergonzados de sus pictóricos orígenes.

No sabemos si en un vano intento de enganchar a las Tortugas a una nueva generación que ya nació adulta y a las que no le pueden resultar en absoluto atractiva.


Así que supongo que puede ser del agrado de algún fan pretérito que, por algún terrible trauma, se haya quedado atrapado en la edad mental de cuando jugaba con las Tortugas.

Pero para los mayorcitos, la película es una absoluta PORQUERÍA, con unos villanos tan, tan ridículos y estereotipados que no se pueden admitir ni tan siquiera como parodia del género.

No me extraña que Shredder quiera ser Namor...¡O Kitty Pryde, lo que sea con tal de no repetir personaje!

Flaco favor le han hecho a Stephen Amell al meterlo aquí como Casey Jones, por que no es la manera óptima de demostrar que puede formar parte del gran cine de superhéroes.


Bueno, ya hemos dado suficientes vueltas: ¿Estáis preparados...? ¡¡¡EL ARGUMENTO APESTA!!!

Eso suponiendo que hay uno. Todos y cada uno de los cambios de escena suceden por un DEUS EX MACHINA de los de libro.

Ejemplo: Los villanos compran uno teléfonos móviles INDETECTABLES y al momento Amell interroga al vendedor que, fíjate que casualidad, le ofrece un GPS para localizar los dos teléfonos. Todo lo demás funciona también así.

En cuanto a los diálogos, no le andan a la zaga, entre lo burdamente expositivo y los que te hacen chirriar los dientes, como las "perlitas zen" de Splinter, que en lugar de sabiduría oriental parecen sacadas de un manual de autoayuda DE LOS BARATOS.


Absolutamente bochornoso e insoportable.

Tanto que nos hace preguntarnos con quien se estará acostando el guionista para que le compren semejante bazofia.

Escandaloso que productoras como Paramount inviertan dinero en poner imágenes a semejante disparate. Mientras tanto, gente con mucho, mucho talento se muere de hambre o de asco o de las dos cosas.

Ahórrense el dinero, las dos horas de tiempo, y no lleven a sus hijos a ver algo de donde solo se pueden aprender malas cosas.

PD: Hay que ser un gran profesional, eso si, para pronunciar esos diálogos sin reírse ni pegar al director.