miércoles, 13 de abril de 2016

SANDOKAN, DE EMILIO SALGARI

Para los chicos de mi época, Sandokan, uno de nuestros primeros héroes televisivos, era algo así como el MACHO ALPHA DEFINITIVO: Multitudes de mujeres en frenesí le gritaban a su actor aquello de "Sandokan, Capullo, queremos un hijo tuyo", como si se tratase de un moderno concierto de Justin Bieber.

Nuestras madres probablemente nunca nos explicaron por que toda esa gente quería adoptar a uno de los hijos de ese señor...


Sin embargo, el Tigre de Malasia escrito por Salgari en su primera entrega es un felino que, aunque ríe y ruge como pirata asaltando barcos ingleses desde su base de Mompracen, se pasa la mayor parte del libro ronroneando cual gatito ante la belleza de "La Perla De Asuan", una jovencita italiana -claro- cuya belleza lo seduce ya antes de que llegue a contemplarla.


El destino lo lleva a la misma mansión que la alberga, herido tras una batalla, y la verdad que ella no resulta menos fogosa y melodramática aún cuando se entera que el invitado que la corteja es el más temido de los piratas: Cual Doña Inés, le confesa su amor y ya solo queda que el Tigre la rapte de sus tutores.

Ya se sabe: A todas las chicas les gustan los malotes.


Cosa que no llega a ocurrir en este primer libro, por cierto, cuya narración se queda a mitad, al menos en la edición que tengo.

Así que todo lo que no son diálogos de una novela de Corín Tellado son explosiones, y muertes y abordajes, con un Salgari que solo detiene la acción para contar un par de chistes o para hacerle el amor a chicas, ay, aún adolescentes. ¡Tonto que es el pirata!


Seguiremos con este culebrón "Bollywoodiano", pero de momento rescatamos una foto del Sandokan televisivo en la actualidad.

Así es ahora Kabir Bedi. ¡A ver si a las abuelitas se les van calmando esas calenturas!

3 comentarios:

Roberto Jiménez Martínez dijo...

Solo una cosilla, la Perla de Labuán es inglesa, Lady Mariana Guillonk, sobrina de Lord James Guillonk, capitán de navío de su Majestad la graciosa Reina Victoria.

Roberto Jiménez Martínez dijo...

Edito mi comentario anterior. He vuelto a coger el libro "Los Tigres de Mompracem" y leo "Lady Mariana Guillonk nació bajo el cielo de Italia, en las orillas del maravilloso golfo de Nápoles, de madre italiana y padre inglés... " de ahí, mi confusión, pues soló recordaba a su tío, muy presente en la novela... y había olvidado completamente el origen medio-italiano de la Perla de Labuán.

Mis disculpas por no cerciorarme y revisar el libro.

Un saludo.

Marcos Leguizamon dijo...

Muy en el estilo de Verne, o de Sienkiewicz, Salgari tambien procuraba que alguno de sus personajes tuviese que ver con su patria (Italia en su caso)