viernes, 22 de abril de 2016

DÍA DEL LIBRO 2016: VIAJE DEL PARNASO, DE CERVANTES

"Cuando el discípulo está preparado, llega el Maestro, a llenarle los oídos con Sabiduría..."

No me avergüenzo de no haber terminado la relectura del Quijote el año pasado por que tampoco hubiese entendido mucho más por más que lo hubiese leído y releído antes de ahora: Los libros llegan a nosotros cuando estamos listos para entenderlos. Y por si acaso no, siempre conviene releer.


Ha sido este año cuando ha caído en mis manos una tesis doctoral sobre El Quijote, la Caballería Iniciática y la Alquimia que sin duda ofrece una más que reveladora mirada que yo ya sospechaba:

Por más que sean contadas con chascarrillos, parodias y mofas, las aventuras del Quijote son tan MÍTICAS, simbólicas y herméticas como las de los Caballeros de la Tabla Redonda. Cambia el tono, no el mensaje.

Pasa como con Watchmen: Puede parecer que deconstruye a los superhéroes, cuando en realidad es una enorme CARTA DE AMOR al género. Hay que leer y releer con atención.


Seguro que a muchos Cervantistas, acostumbrados a las indudables críticas a las (malas) Novelas de Caballería y la desatada Fantasía de sus aventuras no les cuadra que en el Quijote se encierre una aún más genial lectura positiva, funcional y espiritual de estos relatos.

Pero obviamente solo un gran amante de esa literatura podría haber escrito el libro, e incluso salvado de la quema buena parte de la Biblioteca de Don Quijote, que sin duda era, como Cervantes, un "freakie" como los que hoy en día suspiran por que G.R.R. Martin concluya el siguiente tomo de Game Of Thrones.


No obstante, hoy no quiero hablar del Quijote, ni siquiera topar con su Iglesia, sino descubriros una obra que seguro Trillones de lectores de Cervantes ignoran, pero que a mi me ha cautivado por su revolucionario concepto desde que descubrí su existencia.

Viaje Del Parnaso es el homenaje del Cervantes lector y fan a los grandes poetas de la Lengua Española de su Siglo de Oro, un largo poema donde los cita y los elogia, y aún más importante, los distingue de los malos poetas, de los que se burla y a los que refleja como todo un peligroso ejército contra la Creatividad y la Invención.


Con su conocida ironía y humor Cervantes se descubre como miembro de esa secreta hermandad de los Poetas, discípulos y manifestaciones del mismo Apolo, a cuyo Monte Parnaso, donde danzan las Musas y se manifiesta la misma Poesía encarnada, el escritor viaja para engrosar las filas del Ejército Literario del Dios.

Como si se tratase de una aventura creada por Alan Moore con su Próspero de la Liga de Extraordinarios Caballeros, Cervantes viaja hasta Cartagena -el bisabuelo Angosto era del pueblo de al lado- donde lo espera el mismísimo Mercurio, demostrando que, como para todos los creadores del Siglo de Oro, lo HÉRMÉTICO, en todos sus sentidos, forma parte de sus vidas cotidianas.


En un barco formado por los diferentes tipos de versos Cervantes viaja junto al resto de los españoles convocados hasta Grecia y su divino monte poético, de cuyas fuentes manan inspiradores líquidos.

Si son los versos los que transportan al Mundo Divino, todos los Poetas son, como Mercurio, Mensajeros de los Dioses.

Un libro de Cervantes que definitivamente nos fuerza a leer con mucha atención todos los demás.


Este año ha aparecido también un curioso ensayo que propone que Cervantes -como vienen diciendo de Shakespeare- no pudo ser el autor del Quijote: Este demuestra ser un inmenso conocedor de montones de libros y de los clásicos, y de ninguna manera la azarosa y humilde vida de Cervantes le dio lugar a ilustrarse de semejante manera.

Como mínimo se trata de una sugestiva idea, que eleva a "Cervantes" a ese Olimpo literario en donde son los propios libros los que se escriben a si mismos, donde todos llevan la firma del imaginario HOMERO.


¡Ya hablaremos más de Shakespeare y sus obras otro año!

En este, con infinito orgullo de "hidalgo" manchego, al ladito de la Casa y la Tumba de Cervantes, celebramos que el sabio Frestón no haya alcanzado a tapiar aún nuestra biblioteca, en la que el Amadis ya aguarda su turno de lectura.

En ella sin duda yacen las claves que nos permitirán liberar a quienes Merlín encantó en La Cueva De Montesinos.

QUODAM ET FUTURUS.