miércoles, 24 de julio de 2013

WOLVERINE: INMORTAL

(NO contiene SPOILERS)

Ya sabíamos tras el sorpresón de First Class que Fox se había puesto las pilas.

Pues bien The Wolverine solo confirma que no se trata de una casualidad sino que el estudio se halla también en estado de gracia, al menos tanto, o en ocasiones algo más, que los mismísimos Marvel Studios.

The Wolverine es una gran película de superhéroes, que es a lo que se supone que debe ser, y por momentos apunta a algo más, al gran cine, como solo lo ha conseguido antes quizás la parte "Americana" del Superman de Donner.


El truco está en el llamémoslo "Método Marvel Studios": Respetar los cómics en que se basa la historia -en este caso la miniserie original de Wolverine, por Claremont y Miller, saber adaptarlos en lo que sea necesario actualizar, y modificar la historia asegurándose que lo que se cuenta en la película es independiente y tiene valor por si mismo.

Dejando de lado el cómic en que se basa, y aquellos que lo complementan, la película funciona por que es una arquetípica historia de redención.


Wolverine es llevado desde la mismísima prisión en que aparece al comienzo, noche oscura del alma,  a lo más alto del castillo donde la princesa espera ser rescatada en el gran final.

Desde un hombre atrapado por los fantasmas de su pasado, un paria de la sociedad, a un "ronin", un samurai sin señor, un caballero andante que acepta el peso de su responsabilidad y regresa a desfacer entuertos.


Otro toque genial de la película, que hereda de First Class, es el tino para colocar al personaje dentro de unas coordenadas históricas REALES, lo que confiere a estos personajes de cuatricomía (lo eran cuando se publicó el cómic) una capa extra de verosimilitud.

La historia, que planta a Logan en Japón, aprovecha también perfectamente este país, sino como es en realidad, al menos como lo percibimos los occidentales. De los templos budistas al tren bala, de los "hoteles del amor" a las fundas de móviles personalizadas, la película no transcurre en ningúna "Metrópolis" imaginaria, sino en un Japón que aparenta ser real.


Hugh Jackman se siente totalmente cómodo dentro del papel de Logan. Es, a su manera, el "Downey Jr." de Fox. Con unos diálogos desternillantes durante buena parte de la película nos seduce, como lo hace el millonario de la armadura, y nos lleva a sus hombros de principio a fin.


Yukio no es aquí una amoral asesina bisexual, sino que más bien el personaje se ha fusionado un tanto con Jubilee: Con una nueva historia y nuevos poderes, Yukio es, sin duda, la "Robin" de Wolverine, se pasan buena parte de la peli en su peculiar "Batmovil".


Harada, el personaje que en los cómics es el Silver Samurai, es quizás el más "japones" de la película: fiel a su señor, atrapado a su manera como Logan entre el amor y el deber, y con un genial toque de patética sumisión sadomaso a Viper, mi detalle favorito de la película, pues está sacado de los más rancios Marvel Team-Up en los que Claremont crease a ambos personajes en los años '70.


El personaje más removido de su versión en los cómics es sin duda Mariko: de la muda geisha sumisa cual personaje del teatro kabuki, aquí aparece convenientemente actualizada en una joven japonesa de la actualidad, heredera millonaria, y sin embargo no menos sometida a su tiránico padre, jefe del clan Yashida.


Lo que la película añade, y redondea la redención de héroe, es una bonita y plausible HISTORIA DE AMOR que ni siquiera hemos visto en los cómics, donde hubo un flechazo instantáneo.

Plausible, entiéndase, a diferencia de la de Lois Lane y el rompecuellos de la capa.

La parte central de la película nos descubre, quizás por primera vez, seguro que por primera vez para los espectadores de cine, al hombre que se esconde debajo de la capa de indestructible adamantium.


Por cierto que, "en el lado negativo", Jean Grey tiene unas geniales apariciones que definen perfectamente el contenido de la historia: Como Logan consigue pasar de el amor PASIONAL que sentía por ella, al ESPIRITUAL que le despierta Mariko, y a través de él domar a la bestia interior y volver a hacerse amo de su destino.


En el lado negativo, hay que decirlo, hay ocasiones en que los bonitos decorados japoneses recuerdan demasiado a eso,  a decorados, y en donde los personajes parecen un tanto infantiles, como de "cine de superhéroe" en el mal sentido.

No hay que ser un lince para adivinar poco a poco el final.


¡Pero qué demonios! ¡Es que es cine de superhéroes, no es Ingmar Bergman!

Por eso no nos podemos rasgar las vestiduras cuando Viper hace de mala malísima: Caramba, se trata de adaptar los cómics, y ella allí es así.

Yo creo que incluso ella tiene unos agradables toque originales y tridimensionales.

Lo importante es que, cinta tras cinta, de una u otra productora, los personajes siguen perfeccionándose, siguen volviéndose más complejos, siguen entusiasmando Y DIVIRTIENDO.


No falta tampoco la batalla con el padre de Mariko, aunque en esta versión no tiene las mismas connotaciones que en el cómic.

Se diluye un tanto su papel, pero no obstante, se mantiene lo esencial: El es lo que hay entre Mariko y su felicidad, entre Mariko y Logan.


La escena final adquiere tonos y texturas de cuento de hadas, con el héroe intentando llegar hasta su dama luchando con decenas de ninjas del "Clan Negro" (lo de La Mano parece que es copyright de Daredevil).

Se nos pasa la película y Logan -no Wolverine- no se ha puesto el traje ni una sola vez. Y tanto daría si usa las garras o no: Es un hombre luchando por lo que cree justo.


Hay también, si, un gran robot.

Bueno, ¿que esperábamos encontrar en Japón...? ;-)


Así, Logan no solo consigue protagonizar quizás la primera película completamente ADULTA de superhéroes, sino que además casi redime y da sentido a todas las anteriores (¡esta es la SEXTA vez que Jackman encarna a su personaje!).

Queda dispuesto para nuevas aventuras, y sin ninguna duda, se ha ganado su puesto en los Vengadores cinematográficos o donde sea. Verlo discutir con Iron Man, Hulk, Thor o el Capi sería todo un espectáculo.


En cuanto a la escena post-créditos, DE OBLIGADA VISIÓN, nadie se levante, ha sido para mi las más SORPRENDENTE, INESPERADA, COMPLEJA, MEJOR NARRADA y en definitiva, SATISFACTORIA de cuantas han tenido las películas Marvel.

Se nos va a hacer muy largo hasta el estreno de Days of Future Past, pero estando tan acertada como esta película, la espera merecerá sobradamente la pena.

7 comentarios:

PEDRO ANGOSTO dijo...

http://www.elmundo.es/especiales/2013/07/cultura/comic/lobezno_honor.html

WarrioR dijo...

Que tranquilisante es leer esta reseña y saber que va estar buena no como la de Origin. Me han dado muchas ganas de verla, lastima que tenga que esperarme hasta el jueves.

SALUDOS.

Guty dijo...

Pedro, por esta vez y sin que sirva de precedente coincido contigo en el veredicto de una película, a mi me parece bastante entretenida, correcta y muy superior a la anterior, aunque eso estaba chupado.

Nacho Carmona dijo...

Muy de acuerdo en todo tu comentario, Pedro.
Me gusto mucho la pelicula, y en parte hace mas solidas las anteriores.

Nacho Carmona dijo...

Tambien comentarte que me he esperado a leer tu critica a despues de ver la pelicula, porque aunque ponias que no tenia spoilers me hubiera destripado la peli totalmente! :)

WarrioR dijo...

Ya la vi es buena, pero sin exagerar. Aunque eso si se lleva por mucho a ironman y superman.

SALUDOS.

Anónimo dijo...

Acabo de ver la película y me gustó, la mejor de tooooda la saga xmen! (igual nada que ver a la historia de Miller)

Wolvie